lunes, 28 de mayo de 2012

Páginas en blanco

Hablando el otro día sobre el regreso de la magnífica Cristina Lliso, comentaba la cara de panoli que se me había quedado cuando después de comprar el disco de Esclarecidos llegué a casa y al abrirlo, toda emocionada, me encontré con que dentro había un vinilo de otro grupo. 

Es que a mi me pasan esas cosas: en mitad de la lectura de El señor de los anillos, paso página... y me aparecen un montón en blanco. Menuda rabia y menuda espera hasta que el Círculo de Lectores me envió el nuevo ejemplar.

Y es que, a veces, no nos dan lo que compramos y eso no me gusta nada.




Pero mira, después de escuchar una y otra vez el disco rayado de que todo está escrito, no está mal recordar que no. Hay obras que se entregan por capítulos y aunque parte del guión ya venga impuesto, hay páginas en blanco para rellenar. 
Que ustedes lo escriban bien. Si no... habrá que devolver el libro.

1 comentario:

Emma Valdeón dijo...

Es más, en caso de apuro, incluso hay márgenes, en los que hacer acotaciones y hasta anotaciones.