domingo, 9 de diciembre de 2012

Mantras

Esta mañana, mientras perdía el Sporting (después empató), me di cuenta de que estaba recitando un mantra, aquí irreproducible.
Los mantras, en la tradición hindú, se repiten para proteger la mente contra el pensamiento improductivo, son sonidos tranquilizadores, disociados de su significado.
No importa lo que quieren decir, solo la vibración y la repetición, que acaban alterando la conciencia.
Nada más alejado del pensamiento analítico, pero al fin y al cabo, la afición a un equipo de fútbol también pertenece al terreno de lo irracional. Era un contexto natural.

Esto me recordó que hace ya mucho tiempo, por diversos azares, asistí a clases de yoga, de las que solo me quedaron dos cosas: la primera, e importante, aprender a respirar correctamente, con el diafragma: inspirar, expirar, inspirar, expirar... Con el diafragma; los pulmones son para el tabaco.
La segunda, el poppy-mantra, una versión bastante irreverente de las letanías que tan solemnemente nos hacían repetir, improvisada en un momento de risas con colegas y que después acabó siendo el colofón, cantada a coro, de muchas fiestas. Aún no sé porqué les hacía tanta gracia.

La experiencia me enseñó a reconocer muy bien los mantras. Y estos, entre otros, lo son:
  • Las medidas que tomamos hacen daño a la gente, pero son imprescindibles. Om namah Shivaia.
  • Los presupuestos son los más sociales de la historia de la democracia española. Om namo Bhagavate Vasudevaya.
  • Hacemos lo que no nos queda más remedio que hacer, tanto si nos gusta como si no. Om namo Naraynaya.
  • Para crear empleo, hay que abaratar el despido. Shri Krishna Govinda hare murare...


Estos mantras, cuyo significado no resiste el más liviano análisis, también pretenden, a través de la repetición, alterar la conciencia. Pero no protegen contra el pensamiento improductivo: son el pensamiento improductivo. Y no tienen maldita gracia.
Cuando se escuchan, como se recomienda con los mantras hindúes, hay que inspirar, expirar... profunda, pero muy lentamente para no acabar hiperventilando. Si esto sucede, los niveles de oxígeno se incrementan y los de dióxido de carbono disminuyen, haciendo que nos ahoguemos. Presa del pánico, el cuerpo intenta respirar por encima de sus necesidades (sí, esta vez sí), mientras el cerebro se esfuerza para hacernos respirar menos y restablecer el equilibrio, llegando a hacer que nos falte el aliento, en un círculo vicioso, repetitivo, como los propios mantras.

Reiteran sus palabras venenosas para alterar nuestra conciencia, pero también para que nos ahoguemos, para que se nos olvide cómo respirar. Para mantener el cerebro ocupado luchando contra la cianosis de la hiperventilación que llega con la angustia.

Respiremos lenta, acompasadamente, y dejemos que el cerebro entienda el verdadero significado de sus mantras mientras tomamos aire para actuar, para salir de sus círculos viciosos, fabricados con mentiras, de una maldita vez. Respiremos. Con el diafragma; los pulmones son para gritar.

sábado, 1 de diciembre de 2012

¡Pero no vivos!

En España, el paro juvenil es el más alto de Europa y la juventud se ve obligada a emigrar, pero dice Marina del Corral, secretaria general de Inmigración y Emigración, que lo hace porque tiene espíritu aventurero.

También hay muchas familias en situación de pobreza, que malviven con la renta básica de ciudadanía (los famosos 400 euros), pero dice Pilar Sol Cortés, parlamentaria del PP en la comisión de Política Social, que es porque se la gastan en televisores de plasma.

En las comunidades gobernadas por el PP se cierran las casas de acogida, pero dice Leandro Esteban, portavoz del Gobierno regional de Castilla-La Mancha, que se mantendrá y mejorará la atención a las mujeres.

Copago por recetas y ambulancias, fin de las ayudas a la dependencia, inmigrantes sin atención sanitaria... pero dice Ana Mato, Ministra de ¿Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad? que el Sistema Nacional de Salud es actualmente "más universal que nunca".

Los bancos desahucian implacablemente a la gente que no puede pagar las hipotecas, pero no pasa nada porque con el dinero que aportamos para su rescate, siguen impulsando iniciativas sociales que ayudan a millones de personas que viven situaciones de extrema dificultad en nuestro país. Siguen poniendo el alma.

Las pensiones no se revalorizan, incumpliendo la ley, pero dice la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que eso no perjudica a los más vulnerables y nos pide solidaridad.

Autos de Fe en Mallorca, Adolfo Arranz.
Podría seguir buscando hechos y peros, pero ya me cansé, no vaya a ser que tenga que acabar dando las gracias.

Estoy segura de que esta gente tiene como asesor a uno de mis profesores de Historia (de los malos, que buenos también los hubo) que un día, para defender la actuación de la Inquisición, exclamó, mirándonos por encima del hombro, como si fuéramos idiotas: los quemaban, ¡pero no vivos!

domingo, 25 de noviembre de 2012

Orbayu

25N, Día Internacional contra la violencia de género.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Septicemia

Savita Halappanavar, embarazada de 17 semanas, se encontraba mal. Estaba sufriendo un aborto espontáneo, era un embarazo inviable. Eso le dijeron en el hospital. Pero también le dijeron que vivía en un país en el que, mientras el corazón del feto latiera, no podían hacer nada.
Durante cuatro días, mientras pedía desesperadamente que le practicaran un aborto, su sangre se fue infectando. Y murió. De septicemia.

Fue en Irlanda, Europa, la semana pasada. Siglo XXI, por tanto.


La septicemia es una infección generalizada de la sangre, potencialmente mortífera. Savita Halappanavar murió porque vivía en un país con la sangre envenenada.

Cuando los países enferman, si no se aplican a tiempo los remedios, la gente muere. Y las infecciones siempre afectan más a las personas cuyas defensas están debilitadas.
En España, también está muriendo gente. Por la septicemia. Y, como en la Edad Media, nos prescriben sangrías que matan.

viernes, 19 de octubre de 2012

Algo se mueve en Oviedo

Decía hace algún tiempo que la heroica ciudad había vuelto a dormir la siesta. Oviedo estaba triste y gris, casi sin vida.
Desde hace unos meses observo esperanzadores signos de cambio. Algo se mueve en las calles, en las salas... ¡hasta en la política!

El I After Rastro, organizado por Localizarte, sacó a la calle el arte y la cultura. La Plaza del Paraguas y sus aledaños fueron, durante ese domingo, un espacio vivo, en el que los y las artistas mostraron sus obras, se pinchó música, se intercambiaron libros, se ofrecieron conciertos, hubo un mercadillo alternativo... ¡Un oasis!
El próximo domingo 28 se celebrará la segunda edición. No me la pienso perder.

Gracias al esfuerzo de varias salas pequeñas, como La Calleja la Ciega, La Antigua Estación, etc. y también al trabajo de pequeños sellos independientes, como Discos Humeantes, la música en directo sigue sonando. La primera edición del Humo Fest reunió a un puñado de bandas de lo más interesante, demostrando que, cuando se hacen las cosas bien, se puede ofrecer calidad.
A esta oferta musical se ha unido recientemente La Santa Sebe, sala mítica y pionera, que reinventándose de nuevo, vuelve por sus fueros, aliada con el rock. ¡Larga vida!


Finalmente, algo se mueve, también, en la política.
Pese a su desprestigio y a que desde hace tiempo no encuentro quien me represente, entiendo que los partidos han de ser un instrumento para la participación y la transformación de la sociedad, aunque no el único, ni mucho menos. Muchas veces no están a la altura, y para mi, el PSOE de Oviedo es la encarnación absoluta del partido fósil, a la deriva y absolutamente desconectado de la realidad. Siempre mirando con el ojo izquierdo, claro, que el derecho lo tengo vago y no lo uso.
Esta semana, un grupo de militantes ha presentado un documento con propuestas para el debate, titulado Oviedo a favor del cambio. En él, plantean que la igualdad presida todas las políticas, exponen propuestas para abrirse a la sociedad, apuestan por la presencia en la calle y una oposición decidida en el Ayuntamiento, y defienden una estrategia de comunicación basada fundamentalmente en las TIC, para conectar con la ciudadanía. Abogan, también, por otros cambios de carácter interno (primarias, limitación de mandatos...) para favorecer la democracia y la transparencia.
Todo esto suena muy bien y entiendo que haya quien piense que este tipo de iniciativas pueden ser brindis al sol. Quizás yo también lo haría si detrás de esta propuesta no estuvieran personas en las que creo, en las que confío y de las que me siento orgullosa al ver como trabajan para cambiar las cosas, muchas veces con todo en contra. Por eso, y porque sé que de verdad piensan en la gente, les deseo mucha suerte en el empeño. El aire fresco es sano y muy necesario.

Estas son iniciativas que en principio no tienen mucho que ver entre sí, pero que dan vida a la ciudad, que demuestran que lo que no hacen las instituciones han de hacerlo las personas, que podemos cambiar las cosas si de verdad creemos en lo que proponemos.

¡Viva la gente que se mueve! Y además en autobús, no en coche oficial ;-)

martes, 9 de octubre de 2012

Despertar en la cama equivocada

Me zarandeó suavemente y me hice la remolona. Susurró mi nombre y me tapé la cabeza con las sábanas. No era capaz de despertar.
Entonces, con aquel vozarrón que tenía, empezó a gritar: ¡vamos, vamos, que llegamos tarde!
Yo, que nunca fui persona hasta avanzada la mañana, no entendía nada. No recordaba tener que ir a ningún sitio. Es más, ni siquiera sabía dónde estaba.

Cuando por fin me di la vuelta, abrí los ojos y vi su cara de susto. Los dos gritamos, hasta que, tras la sorpresa inicial, brotaron las carcajadas.
Evidentemente, yo no era su hija. Y ninguno recordábamos que ese día me había quedado a dormir en casa de mis amigas. Éramos unas crías y su padre, un personaje tan genial como atolondrado. La cama no era mi cama.

Muerte en la habitación de la enferma, Edvard Munch. 

Estos días, al despertar, pienso por un momento que no estoy en mi país, ni siquiera en el presente. Que todo es un mal sueño, que si me doy media vuelta y me tapo la cabeza, las negras sombras, hostiles y despiadadas, desaparecerán. Por eso ayer no quería mirarlas.

Pero no... no se irán si no me levanto. Mientras estén ahí cada mañana, he de hacerlo o esta vez llegaré tarde de verdad. Abriré los ojos, saltaré de su cama negra, escupiré su veneno rancio y buscaré con otras gentes el agua clara que se lleve su mortal podredumbre de azufre, misa negra y mantilla de cementerio. Que se lleve los dolores y las santas que exhiben en sus nombres.
No es con ellas con quien quiero caminar.

Vade retro Satana
numquam suade mihi vana
sunt mala quae libas,
ipse venena bibas.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Frío en los huesos

Hace escasas fechas me reencontré con las entrañas de la Tierra.
En lo profundo, oscuridad, humedad, ese olor que nunca se olvida... Repté por aquellos pasajes angostos, con mucha excitación, algo de nostalgia y bastante curiosidad científica. Atravesé las simas con un poco de vértigo. Pese a las cuerdas y los tablones, a veces daba un poco de miedo: al resbalón, al traspié, a meterme una hostia monumental... ¡una ya no es lo que era! Bromas de mis colegas y nada que, como siempre, el deseo de estar allí no pudiera contrarrestar. Pasó pronto.

Vi por donde se precipitaron sus restos, tras ser canibalizados, ya cadáveres. Aparecerán más, seguro. Parecía que ya afloraban y hasta podíamos sentir su presencia. Comprendí lo fácil que era que algo los hubiera arrastrado hasta allí, leerlo no es lo mismo. Fueron las leyes de la Física: no sufrieron, ya estaban muertos, ya estaban muertas.

Fue un gran día: emocionante, apasionante, estimulante, largamente deseado. Un día de muchas preguntas aún sin respuesta. Cosquilleo, mariposas... También risas e hipótesis absurdas... o no tanto.
Siempre es así, lejos de los papeles científicos, que se escriben serenamente, con mucha más calma y horas de estudio. Ya vendrán, que en buenas manos están.

Imagen tomada de La memoria del bosque.
A la mañana siguiente, todavía con resaca de lo vivido, la prensa me recordó que, mientras yo estaba allí, se conmemoraba en Funeres el aniversario de la cruel matanza.

Otro pozo, otra sima, también la oscuridad, la humedad, la muerte. Y el miedo, que supongo cerval, terrible, en la profundidad del abismo.

Cincuenta mil años, o más, de diferencia. Me pregunté por qué y entonces, sí, sentí frío en los huesos.

Los arrojaron vivos. Más tarde los reventaron con cal, gasolina y dinamita... ¿quién se puede imaginar lo que sufrieron durante la espera?

Pese a conocer el suceso, pese a las detalladas narraciones, jamás entendí tan bien como esta vez, cómo se pudieron sentir.

Aún noto ese frío en los huesos, aún no ha pasado un día sin recordar.

sábado, 21 de julio de 2012

50 segundos

Adoraba el Tour. Una carrera en la que 50 segundos separaba la gloria de la nada. 50 segundos y un escupitajo.
Fignon, enorme ciclista, iba a ganarlo en el 89 y crecido, le sacudió un enorme gargajo a una cámara de Televisión Española. Eso lo cambió todo.
No valía con ganar, en buena lid. Tenía que humillar. El día de la contrarreloj final, comía con amigos y amigas de camino a San Miguel de Escalada, adonde, en otras ocasiones, había subido en bici. Les quería enseñar el sitio, pero, debido a lo que pasó, nunca llegamos. No os pienso contar dónde acabamos...

A los postres -yo mirando por el rabillo del ojo- nos levantaron los gritos de jódete, jódete. LeMond le remontaba los 50 segundos y aún le sacaba otros 8. Daba igual que fuera americano y daba igual la manía que le teníamos. Con cuarenta perdigonazos en el cuerpo (o igual 20, no me acuerdo) que le apartaron del ciclismo durante dos años, consiguió la victoria en Los Campos Elíseos.

Dicen que fue por el manillar de cuerno de cabra, la posición sobre la bici, el casco aerodinámico, no sé... El caso es que fue el triunfo de lo inesperado, el castigo a la soberbia, la victoria por la menor diferencia hasta entonces, la venganza de la gente agraviada. Solo era deporte, ya lo sé, pero también era una gran metáfora.

Hace mucho que sé que no se suben puertos con espaguetis y por muchas circunstancias el Tour ya no es lo mismo, pero cuando me escupen no puedo evitar recordar aquel día en el que la innovación, el espíritu de superación, dejó con dos palmos de narices a quien pensó que ya lo tenía todo hecho.


Ahora también nos escupen, también nos quieren humillar. También llevamos en el cuerpo unos cuantos perdigonazos, pero la carrera no la tienen ganada. También suenan jódetes (del otro equipo esta vez) también es un pulso, una contrarreloj. Pero innovemos, reaccionemos, no nos rindamos. ¡Vamos a por los 50 segundos, que no es imposible!

D.E.P. Fignon.

viernes, 13 de julio de 2012

De libro

Recortes, humillaciones, pulsos a los sectores más organizados de la clase obrera, medidas demagógicas para colar de rondón otras que lesionan los principios más elementales de toda democracia.
Y de mar de fondo, el malestar, el clamor contra la clase política que también tiene lo suyo... El gobierno que nos jode, la oposición que no está a la altura...
Pero eso no es la política y os lo dice una descreída. La política es noble, es servicio público, es representar los intereses de quienes te votan. Es la res pública.
Si ahora eso no se entiende así, es responsabilidad de quienes gobiernan, pero también de los partidos que pisan la cabeza de las personas válidas, consolidando el clientelismo y la burocracia. Otro tanto, de la prensa cómplice y empresarial. Y más...


Ojo, que si no hay regeneración y esto sigue así, vendrá el fascismo, es de libro.

domingo, 24 de junio de 2012

No quiero violadores en el Sporting. Carta abierta al Sr. Vega-Arango.

Sr. Vega-Arango, hoy es domingo y aunque ya finalizó la temporada, tengo que escribirle sobre el Sporting. Y quiero hacerlo antes de que sea tarde. Si las noticias publicadas en la prensa de ayer son ciertas, y parece que sí, el club centenario que usted preside está a punto de cometer el acto más indigno de su historia.

Soy mujer y soy del Sporting desde que nací. Ya sé que el fútbol ha cambiado mucho y ahora es más negocio que deporte. En numerosas ocasiones he discrepado de su gestión, pero aún así, mantengo mi abono, voy a El Molinón, canto, animo y me emociono. Vibro con las victorias y sufro con las derrotas. Son las cosas del fútbol...

Hoy estoy triste, llena de rabia y avergonzada. No quiero que mi equipo de cobijo a un violador. No quiero que alguien que ha abusado sexualmente de varias mujeres, que las ha agredido, lesionado y vejado, lleve en el pecho el escudo del Sporting. No quiero que el agresor pasee por los campos de España el nombre de Gijón ni el de Asturias. No quiero que nuestros niños y niñas tengan ese referente.

 

Sr. Vega-Arango, ayer, sábado, un machista criminal asesinó a una mujer en Gijón. Seguramente, porque como Braulio, el futbolista que el Sporting quiere fichar, pensaba que era suya y se sentía con derecho a decidir sobre su cuerpo, sobre su vida.

Si este futbolista recala en el club, usted, como máximo responsable, estará dando cobertura a estos comportamientos criminales. Estará aceptando con normalidad que las mujeres podemos ser agredidas, violadas y asesinadas. En su conciencia quedará, pero conmigo no cuente. Yo no renuevo.

 #BraulioNO

viernes, 22 de junio de 2012

Bocadillos de delfín

Un inciso, antes de hablar de otra cosa. Bastantes personas me comentaron que la entrada anterior les resultó muy dura... y efectivamente puede que lo sea. Pero no quiero que os hagáis una idea equivocada: soy optimista impenitente. Por mucho que pasen cosas (y vaya si han pasado...) creo que siempre espera un futuro mejor. Punto y aparte.

Y bueno, al grano. Escucho y leo estos días a mis amigas preocupadas por la crisis, por cómo ésta afecta a las personas y por el negro panorama que alcanzan a ver para sí mismas. Eso es lo verdaderamente importante y la verdad, las soluciones que nos proponen no están a la altura.
Muchas me recuerdan a la ocurrencia de Arrese, que narra muy bien Heleno Saña en El franquismo sin mitos: conversaciones con Serrano Suñer. ¡Hostia!, heleno, saña... ¡Grecia otra vez!

Arrese, casado con una prima de José Antonio, había pasado una breve etapa en la cárcel, por haber conspirado con los hedillistas. Más adelante, Serrano Suñer consiguió que Franco le diese el gobierno civil de Málaga, como un gesto de conciliación hacia los sectores falangistas más intransigentes; pero se volvió a rumorear que conspiraba y Franco estuvo a punto de volver a mandarle a la cárcel, en lo que le contuvo Serrano, que le aconsejó que le llamara, le explicase los cargos que contra él se hacían y le permitiera justificarse. Pasaron unos días y, al preguntar Serrano a su cuñado qué había sucedido con Arrese, el Caudillo le contestó: "Pues mira, verdaderamente hice bien en seguir tu consejo, porque me ha hablado de unas casas baratas que ha hecho en Málaga y de unas ideas que tiene en materia alimentaria: aliviar el problema del hambre con bocadillos de carne de delfín. Total, que como pienso que lleva ya tantos meses vacante la Secretaría General de la Falange, le voy a nombrar a él ministro". Como se ve, la relación entre los bocadillos de delfín y la promoción al ministerio fue directa e inmediata.

Todo esto sucedía en 1941 y no fue la única idea peregrina. Franco, precisamente en Gijón, le dijo esto a Calvo Sotelo, su ministro de Hacienda:

Supóngase que ahora llega el gobernador del Banco de España y en un aparte le dice: "Señor ministro, nos hemos dado cuenta de que el oro que tenemos en el Banco de España no es tal oro, sino pedruscos. Al día siguiente verían que no había pasado nada, ni al otro... y pronto se les pasaría el disgusto”.

Los tontos a las tres de 2012 no se diferencian mucho de sus predecesores. Para qué decir más, mejor otro punto y aparte.

A mi no me tocaron los bocadillos de delfín, aunque sí (cuando tenía la edad de mis amigas que ahora sufren) el terror a no conseguir ganarme la vida y bastantes bocadillos de mortadela, lejos de casa. Y escampó.


Esto pasará, tiene que cambiar, joder, tenemos que cambiarlo. Por nosotras, por vosotras, que tenéis talento y la vida por delante.
Marieta, acuérdate del finde lluvioso en el que después del aguacero te levantaste por la mañana y descubriste que detrás de tanta niebla había una preciosa montaña. Hoy está nublado, pero...

jueves, 31 de mayo de 2012

El tercer atropello

A este cuerpecillo lo han atropellado dos veces.

La primera, por culpa de Franco. Con motivo de su visita a Gijón en el 71, el Ayuntamiento engalanó la Avenida de la Victoria (actual Rufo García Rendueles) con arcos de triunfo florales. Esperando con mi abuela para cruzar desde la playa hasta El Náutico, por el preceptivo paso de cebra, me solté de su mano para ver si venían coches, porque uno de esos arcos impedía la visión. En misión exploratoria, me asomé a la carretera y me arrolló un secreta en un seiscientos. Todo muy propio de la época, Franco atropelló a mucha gente.

La segunda vez fue por culpa del fútbol. Jugaba el Sporting contra el Atlético de Madrid y un hincha visitante llegaba tarde al partido. Tenía tanta prisa, que iba a más de 100 por hora por la Avenida de los Héroes del Simancas (actual Pablo Iglesias). Tenía tanta prisa, que después de dejar malherida a una niña de 13 años, no se quedó para ver qué le había pasado. Continúo su camino, porque llegaba tarde al fútbol, que también atropella y embrutece a mucha gente.

Ya restablecida y con semejante historial, me hicieron muchas bromas al respecto: no hay dos sin tres, la próxima será un camión... ya sabéis, ¡el humor playu!



Total, que andaba yo guardándome de los camiones y resulta que no. Ya lo veo venir, el tercer atropello va a ser por culpa de un banco. No será nada personal, afortunadamente no tengo deudas, pero viene desbocado, corriendo como un loco con su prima al volante. Y nos va a arrollar, a ti también. La banca atropella a mucha gente.

Pero esta vez, a diferencia de las anteriores, en las que los conductores imprudentes fueron juzgados, declarados culpables y sancionados, no va a haber juicio, ni condena, ni sanción. Cambian los tiempos, cambian los nombres de las calles, pero el capitalismo sigue atropellando impunemente.

lunes, 28 de mayo de 2012

Páginas en blanco

Hablando el otro día sobre el regreso de la magnífica Cristina Lliso, comentaba la cara de panoli que se me había quedado cuando después de comprar el disco de Esclarecidos llegué a casa y al abrirlo, toda emocionada, me encontré con que dentro había un vinilo de otro grupo. 

Es que a mi me pasan esas cosas: en mitad de la lectura de El señor de los anillos, paso página... y me aparecen un montón en blanco. Menuda rabia y menuda espera hasta que el Círculo de Lectores me envió el nuevo ejemplar.

Y es que, a veces, no nos dan lo que compramos y eso no me gusta nada.




Pero mira, después de escuchar una y otra vez el disco rayado de que todo está escrito, no está mal recordar que no. Hay obras que se entregan por capítulos y aunque parte del guión ya venga impuesto, hay páginas en blanco para rellenar. 
Que ustedes lo escriban bien. Si no... habrá que devolver el libro.

domingo, 13 de mayo de 2012

Como pollo sin cabeza

Me lo contaba mi güela y me daba la risa al imaginarme la escena. Siendo niña la obligaron a matar un pollo y después de sobreponerse al miedo, la compasión y el asco, el animal echó a correr después de haber sido degollado. Me daba la risa porque tenía once años y acababa de leer Crimen y castigo: al lado de las tribulaciones de Raskolnikov eso no era nada, me recordaba una escena del cine mudo.

La Victoria de Samotracia, empaquetada para salvarla al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.
 Archivo de New York Times, The Lively Morgue.

Muchos años después me viene a la cabeza el pollo, corriendo sin rumbo después de muerto. No puedo evitar relacionarlo con la Victoria de Samotracia, también descabezada, con Grecia, mil y una veces expoliada, con la usurera del relato y el hacha en su cabeza. Con los bancos, con los recortes, con las injusticias, con la huída hacia adelante de esa Europa que corre, como el pollo, ciega, sorda y sin cabeza. La usura sólo pierde en las novelas, ahora hay castigo sin crimen. La imagen del pollo ya no me causa ninguna risa.

martes, 1 de mayo de 2012

Los hombres que confundieron a las mujeres con sus sombreros

Hace unos días se constituyó el Parlamento asturiano y los cinco grupos políticos con representación se pusieron de acuerdo para elegir su Mesa. Cinco varones, uno por cada grupo, la componen.
Leo en la prensa que han apostado por la pluralidad, veo a los diputadOs expresar su satisfacción por el acuerdo alcanzado... pero no encuentro por ninguna parte qué explicación dan los partidos a un hecho histórico: por primera vez desde la transición no hay ninguna mujer en esa Mesa.

Belén Suárez Prieto explica muy bien la derrota, pero quizás no tenga razón en su análisis. Viendo esta foto y hablando de mesas, se me ocurre que quizás, los pobres, estén enfermos. Tiene que ser eso.
A lo mejor necesitan una visita al neurólogo, como el hombre que confundió a su mujer con un sombrero



—¿Y qué le pasa a usted? —le pregunté por fin.
—A mí me parece que nada —me contestó con una sonrisa— pero todos me dicen que me pasa algo raro en la vista.
—Pero usted no nota ningún problema en la vista.
—No, directamente no, pero a veces cometo errores.
[...]
Pareció también decidir que la visita había terminado y empezó a mirar en torno buscando el sombrero. Extendió la mano y cogió a su esposa por la cabeza intentando ponérsela. ¡Parecía haber confundido a su mujer con un sombrero! Ella daba la impresión de estar habituada a aquellos percances.

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Oliver Sacks.

martes, 10 de abril de 2012

Noticias sobre dioses, religiones e iglesias.



Estas son algunas de las noticias que leí estos días en la prensa. 
No las voy a comentar, que cada cual saque sus conclusiones.

RUSIA Los homosexuales rusos luchan contra las leyes homófobas. "La creciente intolerancia se debe en parte al papel de la Iglesia ortodoxa".
MAURITANIA El hambre y la tradición ahogan el Sahel: "Si la niña se muere, pues se muere". "Es dios el que ha de mantener a los niños".
NEPAL La dificultad de ser mujer en Nepal. "Los postulados religiosos que continúan en la mentalidad de la gente son uno de los factores que fomentan la violencia contra la mujer".
ESPAÑA El obispo de Alcalá dice que los gays «se corrompen y se prostituyen». "La malicia del pecado lleva al aborto y a la infidelidad".
MALI Los islamistas imponen la sharia en el norte de Malí. "Las desgracias se deben a la falta de fe del pueblo en Dios. Por esta razón hay miseria, libertinaje y otros males en nuestra sociedad".

jueves, 8 de marzo de 2012

8 de marzo... ¡a la calle!

Hoy es 8 de marzo y sigue habiendo miles de razones para reivindicar los derechos de las mujeres, desde la red y también en la calle
Hoy saldré a manifestarme, a reclamar lo que es nuestro, a exigir que no se de ni un paso atrás y que sigamos avanzando. A pedir hechos, no palabras, como lo hacía Mary Bamber. Y pobre de quien crea que ya no es necesario.


Estatua de Mary Bamber, de Carrie Reichardt & Nick Reynolds.

sábado, 25 de febrero de 2012

Mujeres que trabajan


"Tú no naciste para luchar; la lucha es condición del hombre y tu misión excelsa de mujer está en el hogar, donde la familia tiene el sello que tú le imprimes. Trabajarás, sí; el Nacional-sindicalismo no admite socialmente a los seres ociosos, pero trabajarás racionalmente, mientras seas soltera, en tareas propias de tu condición de mujer. Después, cuando la vida te lleve a cumplir tu misión de madre, el trabajo será únicamente el de tu hogar, harto difícil y trascendente porque tú formarás espiritualmente a tus hijos, que vale tanto como formar espiritualmente a la nación."
Revista Y, editada por la Sección Femenina durante el franquismo.

"Pero, además, la intensidad de la propia transmisión de valores, de la educación en valores en el seno del núcleo familiar, no puede sino resentirse del cambio en los roles familiares que la incorporación masiva de la mujer al trabajo fuera del hogar supone."
José Ignacio WERT, ministro de Educación, Cultura y Deporte, 2012.

jueves, 23 de febrero de 2012

Como no puedo con la Ley Sinde-Wert...

...porque es absurda, injusta e inútil, me uno a la lista de webs desobedientes a la Ley Sinde-Wert, participando en la acción promovida por Hacktivistas, que consiste en lo siguiente:

Se ha elegido una obra con Copyright© de un socio de la SGAE. Animamos a todas a que participen en esta acción: consiste en enlazar o usar su obra sin su permiso y acceder a ser denunciadas por el creador ante la comisión del ministerio de cultura encargada sin proceso judicial de tramitar las denuncias de la llamada Ley Sinde-Wert. A partir del 1 de marzo (día en el que entra en vigor la aplicación de dicha ley) el autor, seguramente molesto en algún momento, nos presentará una denuncia a todas las páginas que hemos enlazado su obra : )

La obra la puedes descargar desde aquí:


Si mal no recuerdo, creo que es la primera vez en mi vida que pongo un enlace de estos, pero la ocasión lo merece.

Más información y lista de webs desobedientes, en wertdeenlaces.net

miércoles, 25 de enero de 2012

Las cosas que le gustan a Fran

Hoy quiero compartir este cortometraje basado en el cuento de la escritora asturiana Berta Piñán, adaptado y dirigido por Patricia Rey Artime. Espero que os guste.
Producen: Tertulia Feminista les Comadres y Federación de Asociaciones de Mujeres Progresistas de Asturias.
Colabora: Instituto Asturiano de la Mujer



Licencia Creative Commons
Las cosas que le gustan a Fran, por Tertulia Feminista les Comadres y Federación de Asociaciones de Mujeres Progresistas de Asturias se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

sábado, 14 de enero de 2012

De torres y faros

Soy de Gijón pero hace ya años que vivo en Oviedo. No es mal sitio para estar, la gente es agradable y es una ciudad acogedora, pero tras el traslado eché de menos dos cosas: el mar -con eso ya contaba y no hay remedio- y la falta de vida cultural. Tras un periodo de esplendor, que coincidió con mi etapa universitaria (era una maravilla, de día y de noche), la heroica ciudad volvió a dormir la siesta.
No hay mejor metáfora de la ciudad que su catedral incompleta. Es hermosa, pero le falta algo.

Gijón nunca tuvo catedrales pero sí tenía un faro. Costó construirlo pero iluminaba el horizonte. Sabían bien las familias de quienes allí moraban que "si hay luz, es que siguen vivos". Ahora la luz se apaga, la apagan. Ya no hay destellos, sólo queda el aburrimiento y la soledad. Como en Vetusta.