martes, 16 de noviembre de 2004

¿Para qué quiero yo esto?

Mira que me podían regalar cosas y van y me regalan un blog... A ver que demonios hago con él. No había visto cosa más ridícula desde la tontería esa de Querido diario, dos puntos. Todavía habrá alguien que ponga un comentario aquí. Está el mundo perdido...